jueves, 1 de enero de 2015

Pirotecnia: fuerte baja de los heridos en Capital y GBA 38 heridos 2015

TOMA DE CONCIENCIA :Así surge del registro de las últimas horas de los hospitales Santa Lucía, Hospital Municipal del Quemado y del Instituto Oftalmológico Pedro Lagleyze y otros del Conurbano.



Unos 38 pacientes fueron atendidos en la Ciudad de Buenos Aires a raíz de heridas producidas por pirotecnia durante los festejos de Año Nuevo, mientras que hubo un 30 por ciento menos de heridos en la provincia de Buenos Aires y los especialistas aseguran que la cantidad de afectados disminuyó respecto a otros años.

Así surge del registro de las últimas horas de los hospitales Santa Lucía, Hospital Municipal del Quemado y del Instituto Oftalmológico Pedro Lagleyze, donde se atendieron 17, 12 y 9 pacientes, respectivamente, lo que demuestra que disminuyeron los afectados en comparación a otros años.

En el Santa Lucía fueron 17 los heridos que llegaron a atenderse, unos 10 menores y siete adultos, y sólo a dos de los pacientes se les tuvo que realizar una cirugía y evolucionan positivamente, explicó el jefe de guardia de dicho centro de salud, Marcelo Lagos.

No obstante, las autoridades de dicho centro asistencial aseguraron que la cantidad de heridos disminuyó respecto a otros años.

En el centro Pedro Lagleyze, del barrio porteño de Villa General Mitre, el jefe de guardia Alejandro Sorana, consignó que se atendieron nueve pacientes y ninguno requirió internación, sino que se les aplicó un tratamiento ambulatorio.

Desde ese centro de salud, también coincidieron que hubo una baja significativa de cantidad de heridos respecto al año anterior.

En el Hospital de Quemados porteño fueron 12 los heridos, seis de ellos menores, tal cual informó la jefa de emergencias, Myriam Miño, quien señaló que "disminuyó significativamente" la cantidad de heridos.

En ese sentido, la médica consideró que las campañas de prevención fueron muy efectivas.

"Para nosotros fue efectivo, disminuyeron e incluso más de la mitad respecto a la navidad que siempre hay menos cantidad que en año nuevo", dijo Miño en declaraciones a Radio América.

En ese sentido, aseguró la "disminución es significativa" y recordó que en otros fin de año la cantidad de pacientes alcanzaba a medio centenar de personas.

Respecto a los heridos que recibió el instituto del Quemado, la médica explicó que no hubo ningún internado y que la mayoría presentaba quemaduras en las manos y en el rostro.

"Muchos vinieron ayer porque les explotó el cohete en las manos", contó Miño, quien explicó que los pacientes concurren a dicho centro médico directamente o bien para profundizar la consulta que previamente hicieron en otro lugar.

También afirmó que las campañas de prevención sirvieron para que los pacientes sepan tratar la herida previo a ser atendidos por un profesional.

En ese sentido, recordó que antes "venían con cualquier cosa" que se habían aplicado a la herida, como ser planta de aloe vera, dentífrico, huevo, y que lo único que es atinado poner es hielo o
agua fría.

Menos casos en la provincia de Buenos Aires

La auspiciosa merma en heridos por pirotecnia también se reflejó en otra regiones del país, como en la provincia de Buenos Aires, donde el ministro de Salud local, Alejandro Collia, aseguró que hubo un 30 por ciento menos de heridos por pirotecnia en comparación con 2013.

En ese sentido, indicó, que fueron "muy bajas las consultas en las unidades sanitarias" de la provincia, y que eso fue debido a un trabajo de prevención que se hizo.

En total fueron 25 las personas que debieron ser asistidas durante la primera madrugada del año en los principales hospitales públicos de la provincia por heridas derivadas del uso de pirotecnia, quemaduras y lesiones oculares.

Los datos fueron relevados por la Dirección Provincial de Emergencias, que muestran que este año se registraron 11 casos menos que el anterior, cuando se atendieron 36 personas por esas mismas causas.

Por lesiones derivadas del uso de pirotecnia, ingresaron 10 pacientes al hospital Sor María Ludovica de La Plata, tres al Hospital Cordero de San Fernando y uno al Simplemente Evita de La Matanza.


Por lesiones oculares, siete personas fueron asistidas en la guardia oftalmológica del hospital Rossi de La Plata y dos en el Cordero de San Fernando.

Finalmente, otras dos personas fueron atendidas por quemaduras, una en el hospital Ludovica y otra en el Simplemente Evita.

"Ya lo vimos en Navidad y ahora lo comprobamos en los festejos de Año Nuevo: hay una tendencia a la baja en la cantidad de heridos por pirotecnia, probablemente por una mayor conciencia del riesgo, un mejor uso y por la elección de artefactos autorizados", agregó el Ministro.

Fuente publicaciones: 



*



jueves, 25 de diciembre de 2014

Hubo 67 heridos por los festejos de Navidad entre quemados y lastimados. (navidad 2014)


Hubo 67 heridos por los festejos de Navidad entre quemados y lastimados.Unas 34 personas fueron atendidas en el hospital oftalmológico Santa Lucía, mientras que en el Instituto del Quemado hubo 19 pacientes y 14 en el hospital de ojos Lagleyze.

Al menos 34 personas fueron atendidas en el hospital oftalmológico porteño Santa Lucía por mal uso de pirotecnia en los festejos de Navidad, dos de las cuales, ambos menores de edad, presentaron lesiones que demandaron una intervención quirúrgica.

Nota Relacionada: Una fábrica se incendió por un globo de papel
Según informó la jefa de guardia Nancy Sichetti, entre la medianoche y las 7 de la mañana se presentaron en la guardia de ese centro asistencial 34 lastimados, 17 de los cuales eran menores de edad, 29 varones y sólo 4 mujeres.

El año pasado, en ese hospital oftalmológico fueron asistidas 26 personas durante la madrugada navideña, lo que advierte que, en ese centro de salud, aumentó la cantidad de damnificados por la pirotecnia.

En tanto, en el Instituto del Quemado hubo 19 heridos, 4 de ellos niños. Una niña se quemó su vestido con una "estrellita" y quedó con un 10 por ciento de quemaduras en el cuerpo.

"Si una `estrellita` puede causar daño imaginense una torta. Si se maneja pirotecnia se puede terminar con daños graves. Han bajado muchísimo los heridos, en el transcurso del día no vinieron pacientes. Para nosotros es muy positivo. El año pasado tuvimos 40 heridos. Las quemaduras de este año son chiquitas pero resalto lo de `las estrellitas`", alertó Miriam Mino jefa de guardia.

Por último, 10 pacientes fueron asistidos esta madrugada en el hospital oftalmológico porteño Lagleyze a raíz de diferentes heridas sufridas en los ojos por el mal uso de artículos de pirotecnia, en tanto que otros 4 recibieron golpes de corchos de bebidas espumantes.

Según indicó un médico de la guardia, entre las 00 y las 7 de hoy ingresaron a ese centro asistencial catorce personas.

El informante destacó que un niño fue afectado por "un traumatismo contuso" que requirió que fuera intervenido quirúrgicamente, luego de que un petardo "le explotara al lado del ojo".

El médico remarcó que de los 14 pacientes, "la mayoría tuvo lesiones leves, pero llama la atención que casi todos son menores de 25 años, y siete son menores de edad".

El año pasado, en el mismo período de la madrugada navideña, quince personas habían sido atendidas en el hospital Lagleyze por heridas en los ojos causadas por mal uso de artículos de pirotecnia, cinco más que en este año, lo que marca un importante descenso de lesionados.

En cambio, en ese centro asistencial se duplicó el número de afectados por corchazos, de dos a cuatro.

martes, 23 de diciembre de 2014

El amanecer de toby. (Miguel Medina)



El Amanecer de toby.

Amanecía…  Toby veía el amanecer desde una esquina, en el desconcierto del silencio aquel que viene luego de la vorágine.  La esquina no era la que toby conocía. Era otra, incluso los olores típicos de su barrio y de esos árboles previamente marcados por el habían cambiado.  El, por lo general, con su privilegiada nariz lograba marcar un sendero sensorial hasta el calor de su hogar pero esta vez no le funcionaba.  No era como siempre.  El solo olía resabios de parrillas apagándose con el viento de la mañana, cerveza derramada por doquier,  mientras evadía algún que otro auto que rebasaba su velocidad aprovechando el desolado escenario de feriado religioso y laboral. Y ese invasivo elemento volátil que los de dos patas llamaban pólvora.

Inquieto Toby, caminaba errático y esquivo por donde alcanzaba moverse, pues  de la noche a la mañana tenia todo un mundo a su merced tan grande como complicado. Incluso para un perrito mestizo y listo como el… Que sabia manejarse con mucha soltura en la vereda de su casa, a tal punto que ni correa necesitaba.  Solo bastaba la escolta mirada del mal llamado amo. Y el chistido que le indicaba que debía regresar adentro de una vez.  Pero este no era el caso,  esta noche no había escuchado chistido alguno, ni había contado con la mirada vigia de quien le había dado un hogar.

Agitado, con la mirada exaltada, trataba de seguir a los caminantes esperando reconocer algún olor, alguna botamanga de pantalón que le devolviera ese olor que tanto recordaba y queria volver a sentir.  El de su padre de dos patas, el que lo adopto siendo un pequeño cachorro.  Pero solo conseguía un patadon de algun torpe caminante debido a la bebida que toby lograba esquivar con mucha facilidad. Pues sus sentidos estaban a mil. Su corazón latia con fuerza mientras jadeaba de manera exagerada.  Preguntandose, donde  esta mi papa!? Donde esta mi familia? Toby notaba que ese árbol le parecie familiar, mejor se dirigia hacia alla, pero era una falsa alarma. Paso a paso se alejaba mas de su casa irónicamente en búsqueda de la misma.

Habia caminado por horas, para ser exactos unas seis.  Tantas horas de caminar podrían haberlo llevado demasiado lejos, como también haberlo hecho caminar en círculos manteniéndolo en la manzana de su vecindario. Daba igual, que mas le daba si su olfato no funcionaba y eso lo condenaba a la incertidumbre de un animalito domestico extraviado y sin poder expresarse salvo por un aullido en la soledad de un feriado en el que el cielo se le había venido encima.

Su ultimo recuerdo hogareño había sido ver a su dos patas con las copas en alto. Sonrisas por todos lados, algunos gritos entonados y un brindis que derivo en abrazos y palmadas de espalda en deseo de buen augurio. Era todo perfecto, todos estaban en casa,  toby había recibido la comida que mas le gustaba pues sobraba por todos lados, incluso se caia por los rincones de la mesa, solo debía estar expectante y esperar un descuido para aprovechar y darse su panzada.  Degolpe todos arrastraron sus sillas para levantarse de la mesa abrieron la puerta y salieron a festejar con unas cajas coloradas y unos encendedores.  Grandes y chicos, todos para afuera, y siguiendo la ola siguió a la jauría familiar a la puerta de su casa.

El cielo se puso rojo, luego azul, luego blanco.  El suelo se puso color fuego.  Se lleno de chispas que destellaban mientras sus oídos no daban abasto. Escuchaba al universo recaer en sus oídos.  Aquellas orejas que le servían para vigilar y cuidar a su flia esta vez se habían inhabilitado, entre explosiones y risas infantes y adultas,  erupciónes de corchos volando hacia la luna misma.  Y la mirada invadida de destellos trato de resguardarse, hacer lo que todo perro sabe hacer, que es mantenerse a salvo.  Y se retiro del peligro, corrió exactamente al punto contrario del caos, de la pólvora, de las risas de los ebrios, de los niños e inconscientes. Comenzando una travesía que lo hundió en desesperación y desconcierto.
Porque tanto caos? Porque mis oídos duelen? Porque no puedo oler a mi familia? Se preguntaba toby mientras se movia por cada sendero que notaba seguro.  Explosion a explosión equivalía a un escape y a 50 nuevos pasos lejos de casa.  Las cuadras pasaban,  el fuego lo seguía, estaba en el cielo, en la tierra en las paredes en las manos de las personas que veía mientras corria invadido de terror.  Algunos con una botella en la mano izquierda y un petardo en la derecha y para concluir con una sonrisa en la boca. Todo lo contrario a lo que toby expresaba en una paradoja de sentimientos abrumadores provocados por aquellos que tienen el privilegio de pedir ayuda con solo abrir la boca. Con solo dar una señal a sus pares.

Rodeado de furia,  camuflada de fiesta y alegría. No era mas que la descarga de un año duro y pesado ante el esfuerzo de un bolsillo flaco y un trabajo arduo que solo una vez al año tienen la oportunidad  de dar revancha a base de estruendos, gritos, alcohol y heridas inesperadas.

No era el caso de Toby. Un cuatro patas que no necesitaba regalos para querer a su dos patas preferido. No necesitaba dinero, ni ropa de marca, ni un auto ultimo modelo.  No necesitaba un banquete, ni presumir sus logros o atajarse ante los logros ajenos.  No necesitaba alcohol, ni reventar los cielos, no necesitaba perder su olfato, ni quedar sordo y ciego, ni siquiera por un momento.  No necesitaba el desconcierto, la soledad, las patadas de extraños borrachos ni esquivar autos a toda velocidad.  No necesitaba descargar frustraciones, pues lo tenia todo, no tenia broncas, ni excusas para tirar la casa por la ventana en modo de revancha con la vida. Toby no debía nada, solo debía vivir en paz con su familia hasta el ultimo dia de su noble existencia.  La cual había dedicado a un hombre, aquel animal de dos patas, que esa noche gasto su aguinaldo en algo llamado pirotecnia, porque sus vecinos la usan cada año, porque el firmamento y sus colores brillantes lo llamaban a participar.

Mientras todos estaban en un caos de supuesta festividad, toby, un simple cuatro patas sin darse cuenta antes del inesperado giro cumplia el siginificado de esas fechas, el estar en paz con su flia ofreciendo y recibiendo amor.  Pues toby ya no estaba en su hogar.  El ya era parte del todo, para luego ser parte de la nada.  
Atado a la esperanza de que su dos patas amado se recupere de la rasaca, se ponga de pie y se pregunte… A donde esta mi amado toby? Quejandose por la injusta desaparición de su amigo.  Echandole la culpa al destino, o simplemente a algún familiar que abrió la puerta. 

El dos patas se lava la cara y despabila con un café,  se saca la ropa de entrecasa. Se viste dignamente, y con mirada preocupada abre la puerta para salir a buscarlo.  Abrigo mediante, y el seño resignado, emprende la búsqueda con incertidumbre,  y echándole la culpa al albedrio de la vida.  Aquel que lo llevo a quemar los suelos y los cielos y enceguecer la inocencia de su mejor amigo. 

El dos patas se pierde por la esquina con jaqueca y algo atolondrado al caminar, pues había sido una noche agitada con muchas emociones. Incluso no sabia si había llorado de alegría o ebriedad.  Comió, bebió, salto, corrió, abrazo, beso, felicito y despidió a su gente. Todo eso en una noche de festividad que en sus ojeras recaía. Hasta que en un momento el dos patas se arrodillo, con su cabeza a gachas se inclino y en ese momento, no tenia ganas de comer, beber, saltar correr, abrazar, besar ni felicitar a nadie, ni siquiera se le ocurria quemar los suelos y el firmamento.  Pues su mejor amigo yacia inerte en el olvido del asfalto que la había dado cobijo esa noche de terror y desconcierto.  En un feriado festivo luego de alzar las copas tuvo que hundir una pala para despedir a la nobleza y compañía manifestada en su hermoso perro.

 Y es tan básico e ironico como eso, alzar las copas y hundir la pala. Reflexion que surgía de su mente pese a que ya era demasiado tarde. Lagrima mediante, miro la sepultura de su compañero y coloco su vieja correa erigida en una vara cual árbol de navidad y sus adornos tiempo antes.  Ese mediodía el dos patas juro parecerse lo mas posible a su perro.  Juro ser leal y apasionado como toby lo había sido. Y respetar el significado de esas fechas como su perro sin darse cuenta cumplía en su inocencia. Dando y recibiendo amor sin medir consecuencias. Y no solo en épocas de fiesta, sino cada segundo, hora y dia de su vida…  (Miguel Medina)

PD: por favor comparte este relato.


PAGINA A FAVOR DE LOS ANIMALES,SUMATE
http://www.facebook.com/animalesmiguelmedina
Miguel Medina Twitter @migueanimal
https://twitter.com/#!/migueanimal
http://migueanimal.blogspot.com.ar/

*

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Carlos Paz prohibió el uso y la venta de pirotecnia.


Durante la última sesión del Concejo de Representantes, los ediles carlospacenses aprobaron una ordenanza que prohíbe el uso y la venta de pirotecnia en Villa Carlos Paz.

Carlos Paz. Durante la última sesión del Concejo de Representantes, los ediles carlospacenses aprobaron una ordenanza que prohíbe el uso y la venta de pirotecnia en Villa Carlos Paz. La medida busca avanzar en la preservación del medioambiente y brindará una respuesta a un viejo reclamo de las organizaciones ambientalistas, al tiempo que se autorizó al municipio a utilizar los fuegos de artificio para eventos especiales y grandes celebraciones. La medida generó "controversia”.

La iniciativa presentada por el bloque de concejales de Carlos Paz Unido se encuentra inspirada en un viejo proyecto que había elevado por la concejal radical Mirta Rossi. "Es un proyecto que contempla la prohibición de la venta de pirotecnia para uso doméstico y también prohíbe su utilización. Sí se incorporar un apartado que permite su uso al municipio, siempre y cuando se cumplan con los requisitos establecidos por los bomberos y todas las medidas de seguridad”; reconoció la concejal Raquel Merlino, quien agregó: "Ahora trabajaremos sobre su aplicación”.

Al conocerse la noticia, los vecinos carlospacenses mostraron opiniones divididas en torno a la medida y mientras algunos avalaron esta prohibición, otros la consideraron insuficiente y un tercer grupo salió con los tapones de punta a cuestionar la medida aprobada por el Concejo.

Por su parte, el médico veterinario Guillermo Bur se refirió a la importancia de regular el uso de pirotecnia en la ciudad y cómo afecta el ruido a los animales, tanto los domésticos como los silvestres. "Es un paso importante, lástima que el uso de la pirotecnia no se ha prohibido de forma total. La pirotecnia es una combustión que libera gases bastante complejos y produce un fuerte daño en la fauna y flora. La verdad que es muy importante el impacto que produce la pirotecnia sobre los animales en la época de las fiestas y esta es una buena medida”; destacó.

"Por una parte, estoy contento. Pero creo que se ha perdido la oportunidad de fijar una norma que sea ejemplar, porque la sociedad está madura como para prohibir el uso de la pirotecnia, pero creo que seguimos siendo poco amigables con el medioambiente. La pirotecnia afecta tanto a los animales domésticos como los silvestres. Los animales no entienden lo que está sucediendo, y por eso se desencadenan todos los procesos de huida y comienzan a mostrar comportamientos bastante particulares. Los animales están encerrados ante esta situación y pueden lesionarse ellos mismos o quienes los rodean, romper puertas, morder y salirse a la calle. Estos son todas respuestas condicionadas a hormonas que se liberan, principalmente la adrenalina. En el caso de un perro, ellos escuchan varias veces más que nosotros y realmente hay algunos fuegos artificiales tienen un poder en el estruendo que los perturba”; completó.

Pagina a Favor De Los Animales. Sumate.
https://www.facebook.com/animalesmiguelmedina
https://twitter.com/migueanimal




sábado, 15 de noviembre de 2014

PETARDOS EN FORMA DE SUPOSITORIOS!!! RECOMENDADO POR LOS 4 PATAS

PARA QUE TE DIVIERTAS EN ESTAS FIESTAS PRESENTAMOS. PETARDOS EN FORMA DE SUPOSITORIOS!!! SUPER EXPLOSIVOOOS COMO A VOS TE GUSTA PAVOTE!!! EN TODOS SUS COLORES. PARA TODOS LOS GUSTOS. LOS CUATRO PATAS TE LO RECOMIENDAN ;)


lunes, 27 de octubre de 2014

EL PERRO Y EL CALOR. CONSEJOS PARA COMBATIR LAS ALTAS TEMPERATURAS


El perro y el calor: consejos para combatir las altas temperaturas
Los perros son igual de sensibles que los humanos a la deshidratación y a los golpes de calor. Sin embargo, tienen una dificultad añadida para regular su temperatura corporal: carecen de la capacidad de los humanos para transpirar. Por este motivo, hay que tener especial cuidado cuando los grados suben. Conozcamos a continuación algunas medidas necesarias para proteger a nuestros perros del calor.
Prevención contra las consecuencias del calor
Para evitar las consecuencias del calor en nuestras mascotas, conviene:
No salir a hacer ejercicio o a pasear con el perro durante las horas del día de más calor.
Procurar que el perro tenga siempre agua limpia y fresca a su disposición, durante todo el año, aunque no haga calor. Un perro puede sobrevivir a la falta de alimentos, pero si pierde más del 12% del agua de su cuerpo, puede morir. Si el perro bebe mucho, incluso más de lo normal, no ocurre nada, porque la eliminará fácilmente. Solo hay que restringir el agua en caso de que el perro vomite mucho.
Si se nota que el perro tiene mucho calor, refrescarle el cuerpo y la cabeza con agua.
El aire acondicionado también es adecuado para los perros. Si se tiene posibilidad de tenerlo, el perro también lo agradecerá.
Recortar el pelaje si es muy largo, pero no dejarlo muy corto, ya que el pelo protege al perro tanto del frío como del calor. Cuando el animal cuenta con un "subpelo" (capa de pelo adicional), tiene mejor protegida su piel de las inclemencias climatológicas. Es el caso de las razas caninas nórdicas, como el Spitz o el Husky Siberiano, aunque estos perros lo pasan muy mal con el calor, ya que su morfología y pelaje están preparados para soportar mejor el frío que el calor.
Golpes de calor en el coche
La mayoría de los golpes de calor en perros ocurren en los coches. A menudo pensamos que, por unos minutos, con el coche a la sombra y una ventanilla entreabierta, el perro no corre peligro. Pero nada más alejado de la realidad. En solo unos minutos, el coche se convierte en una trampa mortal para el perro. El vehículo puede alcanzar temperaturas que superen los 50ºC cuando hace calor y el perro sufrirá en estas circunstancias una subida de temperatura corporal que hará peligrar su vida.
Síntomas del golpe de calor en perros
El perro que alcanza una temperatura corporal entre 42ºC y 43ºC entra en una fase crítica difícil de superar. Los síntomas que pueden alertar de que el perro tiene una temperatura corporal demasiado alta son: mareos, sensación de que el perro está enfermo, respira con dificultad, jadea, no puede caminar, pierde el equilibrio, taquicardia, temperatura elevada, mucosas congestionadas, vómitos, diarreas y, en algunas ocasiones, shock o pérdida del conocimiento. Una vez que el perro entra en esta peligrosa fase, hay que actuar con rapidez porque si esperamos a llegar al veterinario puede ser tarde. Hay que intentar estabilizarle antes de acudir a la consulta.
Perros con más riesgo ante las altas temperaturas
Los perros que son chatos, como el Bulldog Francés, el Bóxer o el Pequinés, así como los animales que padecen sobrepeso y obesidad o insuficiencia cardíaca o respiratoria, son especialmente sensibles a sufrir golpes de calor. Esto se debe a que carecen de una correcta capacidad de refrigeración, por lo que es fácil que alcancen más de 42ºC.
Los cachorros (antes del año de edad) y los perros muy mayores son también grupos susceptibles de padecer golpes de calor y otras complicaciones de salud, debido a las altas temperaturas. Los cachorros tienen un sistema inmunitario inmaduro y su capacidad de refrigeración no está al 100%, como en el caso de un perro adulto. Los perros muy mayores (a partir de 11 años) no pueden mantener una temperatura corporal adecuada con la misma facilidad que un perro joven. Hay que tener especial cuidado con ellos cuando comienzan las altas temperaturas.
EN RESUMEN:
Para evitar que nuestra mascota sufra un golpe de calor hay que actuar con sentido común.
Hidratación: el perro debe tener siempre agua fresca y limpia.
No dejar al perro encerrado dentro del coche.
Sacar a pasear al perro en los momentos de menos calor.
Evitar ejercitar al perro en los momentos de menos calor.
No encerrar al perro en un cuarto pequeño y sin ventilación.
Si el perro pasa la mayor parte del tiempo en el jardín, acondicionarle algun tejado o sombra.
En verano, es mejor darle la comida al perro por la noche porqué después de comer, los perros, son más propensos a sufrir colapsos.
En caso de salir de viaje, es aconsejable llevar abundante agua y hielo. Si vemos que el perro se estresa, podemos colocar en el suelo de la jaula transportadora, toallas húmedas. 
*